La eficiencia en el uso de agua se asocia a cambios físicos en la instalación como vimos en los apartados anteriores. Igualmente se puede actuar en el cambio de los hábitos de consumo de los clientes/usuarios y empleados.

Anima a los clientes/usuarios y empleados a adoptar hábitos más eficientes

La adopción de sencillos hábitos de consumo y uso puede reducir de forma notable el gasto de agua, pero generalmente es preciso informar a los clientes sobre las posibilidades de ahorro, de forma que perciban la implicación del establecimiento en este ámbito.

Te proponemos que crees un pequeño texto con los puntos que consideres principales (en función de las características del establecimiento).

La forma de hacer llegar esta información hasta los clientes/usuarios puede ser la siguiente:

  • Colocación de pequeños carteles o adhesivos en los principales puntos consumidores de agua con información específica para ese uso en concreto.

A continuación te presentamos algunos ejemplos de frases que puedes incluir:

En el cuarto de baño

• El agua es un recurso natural limitado e imprescindible para la vida. Con un uso racional ayudarás a preservarla. 
• El agua es vida, utiliza sólo la que necesites.
• Cierra el grifo mientras te enjabonas, el medio ambiente te lo agradecerá.
• No emplees el inodoro como una papelera. Se evita la sobrecarga de las depuradoras de aguas residuales.
• Recuerda: El inodoro no es una papelera.
• Cisterna con sistema de ahorro de agua: volver a pulsar para interrumpir la descarga (si se dispone de este mecanismo).
• Cisterna con sistema de ahorro de agua: Necesidad pequeña, botón pequeño (si se dispone de mecanismo de doble pulsador).

En la cocina o fregaderos (para empleados del bar, restaurante o cafetería)

• No descongelar alimentos bajo el chorro de agua.
• Si friegas los platos a mano, evita mantener el grifo abierto.
• Utiliza el cubo de basura, evitarás atascos y los fregaderos siempre estarán en buenas condiciones.

En el servicio de lavado de ropa (mantel, sábanas…):

• Utiliza la lavadora cuando esté llena y emplea la tecla de media carga.
• Evita el prelavado siempre que sea posible.