Fuente: poblacionpress

Este lunes ha visto la luz la página web que servirá de soporte para informar de las actividades del contrato del río Matarraña. Allí se puede ver cómo funciona, los actores y órganos así como abundante información sobre la planificación hidrológica.

El proceso del contrato de río en el Matarraña se va consolidando como proceso de participación. Con el apoyo de la CHE, la Dirección General de Participación Ciudadana del Gobierno de Aragón e Ibercaja, hoy ve la luz la página web, que servirá de soporte para informar sobre todas las actividades y avances del contrato de río. En la página http://www.contratoderiomatarranya.org/, se puede consultar información detallada sobre qué es y cómo funciona un contrato de río, los actores y órganos que actúan en este proceso en la cuenca del Matarraña, las actas de las reuniones, así como abundante documentación referente tanto a planificación hidrológica como a otros procesos de participación que han tenido lugar en la zona.

Recuerdan que El Contrato de río es una herramienta de gestión y participación que surge en Francia en torno a 1990, como un medio para restaurar, mejorar o conservar un río a través de una serie de acciones concertadas por todos los usuarios y por las administraciones públicas correspondientes. Ha sido una herramienta que se ha mostrado efectiva en la gestión y mejora de los ríos y/o cuencas y que se mantiene después de la implementación de la Directiva Marco de Agua.

El Contrato de río se basa en un proceso de participación amplio, que implica a todos los usuarios de la cuenca y a las entidades públicas vinculadas con la gestión del agua. Los interlocutores públicos y privados se comprometen en un proyecto común de gestión de un río. El Contrato de río para la cuenca del Matarraña, es el primero que se implementa en España y abarca tres Comunidades Autónomas y 27 municipios enmarcados en la Demarcación Hidrográfica del Ebro.

Aunque el marco político es complejo, los habitantes del Matarraña son ejemplo único en el diálogo y resolución de conflictos vinculados con los usos del agua, lo que le convierte en una cuenca idónea para la realización de un proceso de participación por la mejora y el desarrollo sostenible en torno a un río. El Contrato del río Matarraña aprovechará las experiencias de otros territorios en la implementación de esta herramienta de gestión, adaptándola al territorio y al contexto socioeconómico, político y administrativo. De este modo, el Contrato del río supone un refuerzo al Plan de Cuenca del Matarraña, respetando sus disposiciones y estableciendo un plan de acción a corto y medio plazo para garantizar la sostenibilidad ambiental del río.